El motor laboral latino

October 3, 2017

Este blog es el tercero de una serie de cuatro partes para celebrar el Mes de la Herencia Hispana bajo el tema: “Los Latinos: Impulsando la Economía de Estados Unidos para Terminar el Hambre”. Este artículo está centrado en el papel que desempeñan los latinos en la fuerza laboral estadounidense. 

De Esteban García

Los latinos componen un sector grande – somos 56 millones en el país – y diverso de la población estadounidense. Desde luego, también componen un sector considerable be fuerza laboral de nuestro país. Los latinos forman el 17 por ciento de la población, y el 15 por ciento de la fuerza laboral. De esos latinos empleados, casi un cuarto trabaja en empleos de baja remuneración. Pero ¿por qué? Las barreras que enfrentan muchos latinos al empleo adecuado para vivir son diversas.

La raíz de los retos para los latinos está en la discriminación. A pesar de nuestra fuerte presencia en muchas zonas del país y en muchos sectores de la economía, y de nuestra diversidad, muchos de nosotros compartimos una lucha contra la discriminación al momento de solicitar empleo, y luego en el entorno laboral. En general, los latinos padecen tasas superiores de desempleo que la población en general, 6.7 por ciento en comparación con 5.5 por ciento. Aún para aquellos que cuentan con un trabajo estable no siempre es fácil; casi 30 por ciento de los latinos son de familias con ingresos anuales menores a $25,000, y el ingreso anual medio para los latinos está casi $12,000 debajo del de la población en general.

Para los inmigrantes – un sector de la población con alto solapamiento con la comunidad latina – la realidad es a menudo más difícil. Los trabajadores migrantes y temporales, de los cuales muchos vienen a trabajar para mandar dinero a sus familias, tienen ingreso anual medio de $7,500.

¿Esto qué significa para los latinos en el día a día? El empleo menos estable y menos remunerado a menudo causa tasas más altas de hambre y pobreza y, por ende, pero salud. Entre familias con niños, 21.9 por ciento de las familias latinas padecen inseguridad alimentaria, comparado con 16.5 por ciento de la población en general. Además, los latinos tienen casi doble la probabilidad de padecer inseguridad alimentaria que los anglos.

Para una población que contribuye tanto a la economía de Estados Unidos, los latinos sufren desproporcionadamente de los efectos de la desigualdad y la marginación. Pero de todo, los niños latinos, los más vulnerables entre nosotros, están en momentos críticos en sus vidas mientras enfrentan esos retos. Cuando un padre queda deportado o encarcelado – las tasas de encarcelación van subiendo para los latinos – significa que hay un ingreso menos para comprar la comida saludable que permite que los niños sobrevivan y prosperen.

La mejor manera de mantener a las personas fuera del hambre es un trabajo estable que paga un buen sueldo, lo cual queda fuera del alcance de muchos latinos por todo Estados Unidos, y los niños a menudo sufren las peores consecuencias. Consta que para poder luchar contra el hambre y la pobreza, debemos reconocer el valor de las contribuciones latinas a la economía y abogar por empleo que asegure una vida digna para todos.

Esteban García es especialista en relaciones con los medios de Pan para el Mundo.

El empleo menos estable y menos remunerado a menudo causa tasas más altas de hambre y pobreza y, por ende, pero salud. 

Tools
from our Resource Library

For Education

  • The Nourishing Effect

    Hunger and food insecurity add at least $160 billion a year to U.S. healthcare costs.

  • Mass Incarceration: A Major Cause of Hunger

    Mass incarceration has far-reaching effects in the United States. It poses a significant barrier to ending U.S. hunger and poverty by 2030—a goal the United States adopted in 2015. But the connection is not always obvious.

  • Advancing Nutrition through Food Aid Reform

    The United States has long been a global leader in responding to humanitarian emergencies. Food assistance that includes nutritious food for pregnant women and young children is both a life-and-death matter for individuals and an economic imperative for countries.

For Faith

  • Unity Declaration on Racism and Poverty

    A diverse body of Christian leaders calls on the churches and Congress to focus on the integral connection.

    Dear Members of Congress,

    As the president and Congress are preparing their plans for this year, almost 100 church leaders—from all the families of U.S. Christianity—are...

  • In Times Like These … A Pan-African Christian Devotional for Public Policy Engagement

    This devotional guide invites deepened relationship with and among Pan-Af­rican people and elected leaders in the mission to end hunger and poverty.

  • Sermon by David Beckmann at Duke University Chapel

    Remarks delivered October 1, 2017 at Duke University Chapel in Chapel Hill in North Carolina.

    Thank you for inviting me to preach here at Duke University Chapel. And I especially want to thank the Bread for the World members who have come this morning.

    Bruce Puckett urged...

For Advocacy

  • Grassroots Advocacy Toolkit

    A set of how-to sheets for carrying out advocacy and fact sheets on the current issues Bread for the World is working on.

    For new and current Bread grassroots hunger activists.

    Ideal as a starter toolkit for new Bread activists or as a set of updates for current activists.

    ...

  • Sentencing Reform and Corrections Act of 2017

    Unnecessarily long prison sentences, combined with the lack of rehabilitative programs for people in prison, exacerbate hunger, poverty, and existing inequalities.

    Overly harsh mandatory minimum prison sentences have contributed to the rapid increase of our country’s prison population. The...

  • Health Care Is a Hunger Issue

    Learn more about the principles that Bread for the World supports regarding health reform.