Las redadas propician hambre

March 10, 2017
U.S. Immigration and Customs Enforcement (ICE) during a seven-day national enforcement operation. Photo courtesy of ICE via Wikimedia Commons.

Por Marlysa D. Gamblin

El Departamento de Seguridad Nacional recientemente emitió varias órdenes que aumentan el número de redadas de inmigración. Estas acciones separan a las familias y ponen a los 4.5 millones de niños, ciudadanos nacidos en Estados Unidos, en riesgo de perder a sus padres indocumentados y de caer en el hambre o la pobreza.

Definir quién está en riesgo de detención y por qué puede ayudarnos a estimar cuántas familias corren el riesgo de caer en el hambre como resultado directo de estos aumentos en la detención por redadas.

Inicialmente funcionarios del nuevo Gobierno aseguraron que los "criminales" -como narcotraficantes de alto nivel o que habían cometido crímenes violentos- eran los únicos en riesgo.

El término "máxima prioridad" ha sido y se está usando para clasificar a las personas que las autoridades de Inmigración y Aduanas (ICE) deben tratar como objetivos prioritarios para la detención y deportación. En la conferencia de prensa #13 del 21 de febrero, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, dijo que los funcionarios estarían "dando prioridad a las personas que representan una amenaza para la seguridad pública o tienen antecedentes penales".

En la entrevista con el presidente electo Trump en el programa 60 Minutes, que se emitió poco después de las elecciones, dijo que planeaba deportar de 2 a 3 millones de inmigrantes indocumentados con "antecedentes penales". Sin embargo, de los 11 millones de inmigrantes indocumentados, cerca de 820,000 tienen antecedentes penales, incluyendo aquellos que han sido condenados por un delito menor o un delito no violento, además de los convictos por delitos violentos.

Los inmigrantes que no han cometido crímenes graves -o cualquier otro delito que no sea estar indocumentado- son vulnerables a las redadas. Los medios de comunicación han informado sobre la gama de inmigrantes indocumentados que han sido detenidos y deportados en las recientes redadas. Las personas que han sido detenidas por infracciones de tráfico menores y tienen un registro limpio, así como las personas que han sido acusadas de otros delitos de bajo nivel o sin antecedentes penales, también han sido detenidas.

Esto nos obliga a preguntarnos: cuando se trata de la inmigración, ¿quién es un "criminal" que debe ser detenido y deportado, quién no lo es y por qué razones? ¿Quién merece ser prioridad de la policía y quién no? ¿Deberíamos, como sociedad, tratar a todas las personas indocumentadas como una amenaza para la seguridad pública? El gobierno de Trump aparentemente está ampliando el concepto de criminalidad para incluir a todos los que han cruzado la frontera sin el papeleo correcto.

¿Qué significa esto para las familias y comunidades indocumentadas? Como explicamos en nuestra hoja informativa "El hambre y la pobreza en las comunidades de inmigrantes", las redadas y deportaciones toman los recursos necesarios de la unidad familiar y de la comunidad en general. Con toda la población indocumentada potencialmente en riesgo -11 millones de personas, de las cuales 8 millones están en la fuerza laboral- es muy probable que el hambre y la inseguridad alimentaria aumenten entre los inmigrantes y sus hijos nacidos en Estados Unidos.

Los daños causados ​​por las redadas son, por supuesto, en su mayoría para los individuos y las familias objetivo, pero los empleadores también se enfrentan a los costos. Los agricultores han expresado su preocupación por la ampliación del grupo de indocumentados considerado de "máxima prioridad". Algunos temen perder a sus trabajadores de campo. Existe una creencia generalizada entre el público de Estados Unidos de que los trabajadores agrícolas de origen extranjero están tomando puestos de trabajo que deberían ocupar los estadounidenses. Aunque se han hecho varios esfuerzos para persuadir a los estadounidenses a solicitar empleo y trabajar como trabajadores agrícolas, no han tenido éxito en atraer y retener a las personas. Sólo unos 3 de cada 10 trabajadores agrícolas son ciudadanos estadounidenses, lo que deja a muchos agricultores preocupados por su capacidad de cultivar, pagar la hipoteca en sus tierras y satisfacer sus otras facturas.

La nueva interpretación de "máxima prioridad", que ahora incluye prácticamente a cualquier persona que no tiene documentos, causará aumentos en el hambre, la inseguridad alimentaria y la pobreza en Estados Unidos, y todo ello sin ningún beneficio probado para nuestra seguridad nacional. El Gobierno y el país no deberían tratar a todas las personas indocumentadas como criminales peligrosos, particularmente sin una razón clara y creíble para hacerlo, y sin un plan para recopilar datos sobre el impacto en los trabajadores indocumentados, las empresas estadounidenses y las tasas de criminalidad. Esto es esencial para que el plan se evalúe con respecto a su efectividad y posibles mejoras.

Marlysa D. Gamblin es asesora nacional de políticas y programas para poblaciones específicas en Pan para el Mundo.

Los inmigrantes que no han cometido crímenes graves -o cualquier otro delito que no sea estar indocumentado- son vulnerables a las redadas.

Tools
from our Resource Library

For Education

  • The Nourishing Effect

    Hunger and food insecurity add at least $160 billion a year to U.S. healthcare costs.

  • The U.S. Contribution to Ending Global Malnutrition

    We have a new opportunity in 2017 to speed up global progress against malnutrition among pregnant women and young children. Worldwide, maternal and child malnutrition causes millions of deaths each year. In some countries, it holds entire generations back from reaching their economic potential....

  • Fact Sheet: Nutrition During Famine

    Famine means that 20 percent or more of the households in an area have “an extreme lack of food and other basic needs where starvation, death, and destitution are evident.”

    Famine has been declared in two counties of South Sudan, while other areas of South Sudan, Nigeria, Somalia, and...

For Faith

  • The Bible on Health as a Hunger Issue

    A brief examination of the biblical approach to health as a hunger issue.

    Includes an introduction to the issue, a Scriptural reflection, practical actions you can take, and a prayer.

  • Bread Newsletter January 2016

    In this issue: Another Great Year for Bread; Catholics Begin Observance of Holy Year of Mercy; Serving on ‘God’s Wave Length’ for 39 Years; and more.
     

  • Interfaith Religious Leaders’ Pledge to End Hunger

    A wide array of the nation’s faith leaders have come together on the eve of Pope Francis’ arrival in the United States to commit ourselves to encourage our communities to work for the end of hunger by 2030 and, toward that end, for a shift in U.S. national priorities.

    We are deeply pleased...

For Advocacy

  • Grassroots Advocacy Toolkit

    A set of how-to sheets for carrying out advocacy and fact sheets on the current issues Bread for the World is working on.

    For new and current Bread grassroots hunger activists.

    Ideal as a starter toolkit for new Bread activists or as a set of updates for current activists.

    ...

  • The State of Black Poverty: A Pan-African Millennial Perspective on Ending Hunger by 2030

    Over the past year and a half, about two-dozen young adults from the United States and countries in Africa and the Caribbean, have gathered virtually and in person to reflect on the effects of hunger and poverty in black communities. The working group has been considering socio-political and...

  • Fact Sheet: The Hunger-Medicaid Connection

    Congress is considering proposals that would jeopardize healthcare coverage for millions of poor and near-poor adults and children. 

    Legislation under consideration in the House and Senate would gut...