Escribe al Congreso

Pan para el Mundo exhorta a los líderes electos en Washington, DC, para que las personas de nuestra nación y alrededor del mundo puedan alimentar a sus familias y salir de la pobreza.

Los correos electrónicos personalizados destacan. Les dicen a los senadores y representantes que ustedes, como constituyentes, realmente se preocupan por un asunto. Los miembros del Congreso quieren escuchar a sus electores sobre los temas que estarán votando en el Senado y la Cámara de Representantes.

Los siguientes son asuntos que se están discutiendo en el Congreso y/o en el Gobierno . Esta es tu oportunidad para cambiar las políticas, programas y condiciones que permiten que el hambre y la pobreza persistan aquí y en el extranjero.

Advocacy is hard work, and sometimes the victories do not come right away. But Bread has been doing advocacy for decades and has the expertise, experience, and track record for bringing hope and opportunity. Photo: Joe Molieri / Bread for the World

Un presupuesto para acabar con el hambre para 2030

El presupuesto federal proporciona al Congreso y al presidente la oportunidad más grande de dar forma a las prioridades de nuestro país. Las decisiones que tome nuestro gobierno sobre cómo generar ingresos y cómo utilizar recursos compartidos deben promover la esperanza, la oportunidad y la seguridad económica para todas las personas, especialmente aquellas que luchan por poner comida sobre la mesa. Como cristianos, creemos que una medida moral clave de nuestro presupuesto federal es cómo trata a aquellos a quienes Jesús llamó los más vulnerables entre nosotros (Mateo 25:45).

Debemos decirle al Congreso que tome decisiones presupuestarias en 2017 que pongan a nuestro país y al mundo en camino para terminar el hambre en el año 2030.

TOMA ACCIÓN EN ESTE TEMA

Federal nutrition programs for children are a critical part of the fight against hunger.  Photo: Joe Molieri / Bread for the World

Nutrición en Estados Unidos

Por primera vez desde el inicio de la Gran Recesión en 2007, la inseguridad alimentaria y las tasas de pobreza en Estados Unidos disminuyeron en 2015 (según los últimos datos disponibles), mientras vimos un aumento en la mediana del ingreso por hogar y en el costo del seguro de salud. Sin embargo, muchos de nuestros vecinos siguen luchando por comprar alimentos nutritivos. Uno de cada ocho estadounidenses, incluyendo uno de cada seis niños, vive en riesgo de tener hambre.

Los programas federales de nutrición de nuestra nación benefician a más de 42 millones de estadounidenses. El Congreso ha propuesto recortar o reestructurar estos programas para lograr ahorros presupuestarios. Eso no debe suceder. El Congreso necesita proteger y defender los programas federales de nutrición contra los cambios estructurales dañinos y los recortes presupuestarios.

TOMA ACCIÓN EN ESTE TEMA

Photo: Bread for the World

Inmigración

Estados Unidos es una nación de inmigrantes. A lo largo de su historia, la gente ha venido aquí de todas partes del mundo para construir una vida mejor para sí mismos y sus familias. A lo largo del camino, han contribuido a sus comunidades y se han convertido en una parte del tejido de la vida americana.

Hoy, como en el pasado, los inmigrantes también están creando prosperidad y enriquecimiento para esta nación. A pesar de sus contribuciones, muchos inmigrantes enfrentan discriminación y barreras a las oportunidades. Esto aumenta su probabilidad de luchar contra el hambre y la pobreza.

Muchos inmigrantes, especialmente los provenientes de México, Centroamérica y partes de África y el sudeste asiático, dejan sus países de origen para escapar de la pobreza o la violencia. Vienen queriendo contribuir a esta nación, pero una vez aquí, se ven aislados por una combinación de pobreza, inglés limitado y discriminación basada en raza, etnia, estatus de ciudadanía y / o género.

Las personas sin documentación que viven y trabajan aquí están entre las personas más vulnerables de nuestro país. Y es más probable que vivan en la pobreza y luchen por poner comida sobre la mesa. La tasa nacional de pobreza es del 14.8 por ciento, mientras que los inmigrantes como grupo tienen una tasa de pobreza del 30 por ciento. Es probable que la tasa de pobreza de los hogares indocumentados sea aún mayor.

En este momento, el Congreso tiene la oportunidad de hacer cambios positivos en nuestro sistema migratorio. El primer paso para lograr una reforma migratoria integral es proporcionar alivio temporal a los jóvenes adultos registrados a través de DACA (Acción Diferida para los llegados en la infancia.

TOMA ACCIÓN EN ESTE TEMA

Photo by Joseph Molieri/Bread for the World.

Nutrición Global

El hambre y la desnutrición afecta más a las madres y los niños que a cualquier otro grupo. Reforzar la nutrición de estos grupos nos ayudará a hacer grandes progresos para acabar con el hambre para 2030.

Casi la mitad de los pequeños agricultores del mundo son mujeres, con tasas más altas en los países en desarrollo. Eso significa que en las zonas rurales de Asia, África y América Latina, la mayoría de las personas que se dedican a la agricultura de subsistencia para alimentarse a sí mismas y sus familias son mujeres.

Ser un pequeño agricultor a menudo significa vivir en la incertidumbre. Cambios climáticos, un desastre natural, o incluso los límites de lo que se puede cultivar en una pequeña parcela de tierra puede limitar la cantidad y la calidad de los alimentos que una familia consume. Y esto puede ser devastador para una mujer agricultora y su familia.

TOMA ACCIÓN EN ESTE TEMA

Zambia. Photo by Joe Molieri / Bread for the World

Ayuda alimentaria internacional

Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo un líder mundial en la respuesta a las emergencias humanitarias y es el mayor proveedor de ayuda alimentaria para salvar vidas en el mundo. Desde que Alimentos por la Paz (Food for Peace en inglés), el mayor programa de ayuda alimentaria de Estados Unidos- comenzó en 1954, aproximadamente 3 mil millones de personas en 150 países se han beneficiado de la generosidad y compasión de Estados Unidos. Sólo en 2015, los programas de ayuda alimentaria estadounidenses alcanzaron 48.8 millones de personas. Estos programas proporcionan una estabilización crítica en contextos frágiles al proporcionar apoyo vital a familias vulnerables. Los programas de ayuda alimentaria de Estados Unidos también complementan otros programas que trabajan para disminuir la dependencia, permitiendo que las personas se alimenten mejor, protejan sus medios de subsistencia y salgan de la pobreza.

Sin embargo, existen oportunidades para mejorar el alcance de los programas internacionales de asistencia alimentaria de Estados Unidos y para ayudar a alcanzar a las personas de manera más rápida y eficiente. Debido a las limitaciones recientes del gasto federal, debemos aprovechar esta oportunidad para reformar y modernizar este valioso programa para que los fondos apropiados se utilicen lo más efectivamente posible y alcanzar el máximo número de personas que padecen hambre en el extranjero, especialmente mujeres y niños desnutridos. El Congreso puede ayudar a modernizar el programa y promulgar medidas, como permitir la compra de alimentos locales y regionales o el uso de vales cuando sea necesario, y la eliminación de la práctica de monetización.

Estas reformas permitirán que la asistencia para salvar vidas llegue a millones de personas cada año sin costo adicional para los contribuyentes. Proporcionar la opción de comprar alimentos de emergencia de los comerciantes cercanos, en lugar de enviarlo desde miles de millas de distancia, garantiza que los pequeños agricultores de los países en desarrollo, muchos de los cuales son mujeres, sean empoderados. Más importante aún, la comida llegará más de dos meses más rápido, una eternidad cuando la gente está muriendo de hambre. A medida que continúan las emergencias en todo el mundo, no podemos tomar el lujo de esperar. 

TOMA ACCIÓN EN ESTE TEMA

Dominic Duren spends a few moments with his son Dominc. Dominic is the director of the HELP Program in Cinncinati, Ohio. Joseph Molieri / Bread for the World

Reforma de la justicia penal

Las sentencias mínimas obligatorias excesivamente severas han contribuido al rápido aumento de la población encarcelada en nuestro país. Estas sentencias, a menudo innecesariamente largas, combinadas con la falta de programas de rehabilitación, exacerban el hambre, la pobreza y las desigualdades existentes.

Mientras cumplen condena en prisión, la gente pierde ingresos y habilidades laborales y muchas veces carecen de oportunidades para participar en programas de rehabilitación, lo que hace aún más difícil para muchos encontrar un trabajo después de abandonar el sistema penitenciario. Además, las leyes prohíben recibir algún tipo de asistencia federal a las personas con condenas por delitos mayores. Muchos no pueden recibir SNAP (cupones de alimentos), TANF (Asistencia Temporal para Familias Necesitadas) o asistencia para vivienda. Sin trabajo, sin refugio y sin ayuda, a muchas personas con antecedentes penales se les niega una segunda oportunidad.

Estas situaciones también afectan a las familias. Los hijos de padres encarcelados son más propensos a caer en la pobreza, lo que a menudo resulta en menor rendimiento académico y mayor riesgo de depresión, abstinencia y problemas de comportamiento.

TOMA ACCIÓN EN ESTE TEMA

"Jesus said ...
'You give them something to eat.'"

Matthew 14:16

Tools
from our Resource Library

For Education

For Faith

  • The Bible on Health as a Hunger Issue

    A brief examination of the biblical approach to health as a hunger issue.

    Includes an introduction to the issue, a Scriptural reflection, practical actions you can take, and a prayer.

  • Bread Newsletter January 2016

    In this issue: Another Great Year for Bread; Catholics Begin Observance of Holy Year of Mercy; Serving on ‘God’s Wave Length’ for 39 Years; and more.
     

  • Interfaith Religious Leaders’ Pledge to End Hunger

    A wide array of the nation’s faith leaders have come together on the eve of Pope Francis’ arrival in the United States to commit ourselves to encourage our communities to work for the end of hunger by 2030 and, toward that end, for a shift in U.S. national priorities.

    We are deeply pleased...

For Advocacy

  • Grassroots Advocacy Toolkit

    A set of how-to sheets for carrying out advocacy and fact sheets on the current issues Bread for the World is working on.

    For new and current Bread grassroots hunger activists.

    Ideal as a starter toolkit for new Bread activists or as a set of updates for current activists.

    ...

  • The State of Black Poverty: A Pan-African Millennial Perspective on Ending Hunger by 2030

    Over the past year and a half, about two-dozen young adults from the United States and countries in Africa and the Caribbean, have gathered virtually and in person to reflect on the effects of hunger and poverty in black communities. The working group has been considering socio-political and...

  • Fact Sheet: The Hunger-Medicaid Connection

    Congress is considering proposals that would jeopardize healthcare coverage for millions of poor and near-poor adults and children. 

    The bill under consideration, the American Health Care Act, would gut...